Imprimir

¿Qué impide que el Movimiento se convierta en una secta?

Escrito por Muhammed Çetin on . Publicado en El Movimiento Gülen

Ratio:  / 1
MaloBueno 

Fethullah Gülen

Una característica común de los participantes en el Movimiento es su aceptación de la sabia autoridad de Fethullah Gülen. Tienden, además, a destacar ciertos aspectos en la práctica de su fe. Estos aspectos emergen como ingredientes del peculiar estilo de su discurso positivo y de su acción pacífica. Sin embargo, existen ciertos factores que frenan cualquier tendencia a convertirse en un grupo cerrado o secta. Entre ellos están la conciencia que tiene el Movimiento de los valores morales y religiosos, el espíritu de competitividad y de movilidad ascendente, y su insistencia en la adquisición de conocimiento de múltiples fuentes exteriores al Movimiento.

El Movimiento no pretende distinguirse para luego escindirse de las comunidades globales islámicas o laicas por medio de una ideología peculiar, o mediante una visión mítica o utópica. El Movimiento no tiene doctrinas ni dogmas especiales, ni textos o procedimientos privados, ni ritos, rituales, emblemas, vestimentas o ceremonias que indiquen la «adhesión» de alguien al mismo. De hecho, no existe lista de miembros, en términos exactos y, por supuesto, no hay ninguna lista excluyente.

El liderazgo está descentralizado, y la administración de recursos y la toma de decisiones están dispersas en las instituciones. Las instituciones mantienen un contacto informal y regular entre sí, pero son formal y operativamente independientes. Las instituciones y actividades del Movimiento están abiertas a todo el mundo. Esas instituciones y actividades imparten una educación científica, una sólida enseñanza moral basada en valores éticos universales fomentan un activismo pacífico y positivo y un compromiso cívico hacia todas las comunidades y hacia la humanidad.

El Movimiento no está vinculado a ninguna tradición o afiliación sectaria. La interrelación, participación y afiliación en el Movimiento no son exclusivas, alienantes o sectarias, porque el Movimiento no está cerrado al mundo exterior; de hecho, busca una interacción colectiva con la población en general. Esto queda patente en sus actividades y organizaciones de amplio espectro, interculturales e interreligiosas, en todo el mundo. Carece de una orientación cerrada de tipo geográfico, comunal o ideológico, y presenta una estructura abierta y fluida.