Imprimir

¿Son la cosmovisión o la acción colectiva del Movimiento una retirada aislacionista hacia una estructura basada puramente en la comunidad?

Escrito por Muhammed Çetin on . Publicado en El Movimiento Gülen

Ratio:  / 1
MaloBueno 

Fethullah Gülen

Una secta crea barreras ideológicas y existenciales, divisiones y rupturas que no pueden ser superadas. Su política identitaria y su mensaje tienden a ocultar o negar el dilema fundamental que implica vivir en sistemas sociales complejos. La secta, al ser una organización exclusivista, exige un largo noviciado, una disciplina rígida, un alto grado de compromiso incondicional, y la injerencia en cada uno de los aspectos de la vida de sus miembros. Si una sociedad o gente que busca sentirse realizada dentro de redes cerradas y específicas se ve incapaz de manejar el flujo de información al que está expuesta, se aparta de la vida social y transforma sus necesidades espirituales en un misticismo intolerante. Si las pretensiones de identidad de un movimiento son excesivamente suprimidas, el movimiento acaba evolucionando hasta convertirse en una organización sectaria y conflictiva con una ideología intolerante; el movimiento tiende entonces a fragmentarse en sectas cerradas y exclusivistas. Si ciertas cuestiones o diferencias se vuelven políticas o controvertidas, y si la toma de decisiones políticas del movimiento es limitada e incapaz de resolver las diferencias, el movimiento se rompe en grupúsculos sectarios.

La cosmovisión o acción colectiva del Movimiento Gülen es, sin embargo, completamente distinta a la de una secta. No representa un repliegue aislacionista dentro de una estructura basada exclusivamente en la comunidad o semejante a una secta. Fethullah Gülen reconoce y acepta positivamente la naturaleza de la vida social en los complejos sistemas globales en los que vivimos. Ha dicho: «Debemos saber cómo ser nosotros mismos y permanecer como tales. Esto no implica aislarse de los demás. Significa preservar nuestra identidad esencial en medio de los otros, y seguir nuestro camino entre otros caminos. Tener identidad propia es necesario, pero debemos también buscar los caminos que llevan hacia una integración universal. El aislamiento del mundo conduce finalmente a la aniquilación».

Los participantes en Hizmet encuentran su realización personal en las redes de servicio y esto les ayuda a manejar el flujo de información de forma más desahogada. No necesitan por tanto apartarse de la vida social, y sus necesidades espirituales no se transforman en un misticismo intolerante. Dado que en las redes de servicio las necesidades y exigencias de identidad de los participantes no son suprimidas por una ideología intransigente, el Movimiento no se fragmenta ni evoluciona hacia una secta cerrada, obstinada y conflictiva o hacia cualquier otro tipo de organización sectaria. Dado que los temas y las diferencias que existen en el Movimiento no se politizan sino que se llevan con una actitud cooperativa y no conflictiva, y dado que la toma de decisiones es colectiva y consensuada, el Movimiento consigue resolver las diferencias que surgen a causa de la multiplicidad en las sociedades complejas. Esta es la razón por la cual Hizmet nunca se ha fraccionado en grupúsculos sectarios.