Imprimir

Educar a un niño dotado de múltiples habilidades

Escrito por M. Fethullah Gülen on . Publicado en La Educación Religiosa del Niño

Ratio:  / 2
MaloBueno 

Si queremos que nuestros hijos sean valerosos no debemos asustarles con representaciones e historias de vampiros, fantasmas, gigantes, etc. Debemos criarles como individuos fuertes con una firme fe, que les permita hacer frente a cualquier tipo de dificultad.

Si realmente queremos que nuestros hijos tengan fe, todas nuestras actitudes y sensibilidades en ciertos aspectos, como el modo en que nos acostamos y levantamos, la forma en que rezamos, la forma en que les mostramos nuestro afecto, etc., deben reflejar — todos y cada uno por igual— nuestra fe en Dios y sus corazones deben ser colmados con esta fe. Debemos siempre intentar convertirnos en personas ideales para ellos y evitar cualquier tipo de comportamiento que pueda hacerles sentir menosprecio hacia nosotros.

Nos corresponde siempre intentar conservar la dignidad y permanecer en una posición elevada desde dicha perspectiva, de tal forma que lo que les digamos pueda influir en sus corazones y no se rebelen contra nuestros deseos. En este sentido, podemos indicar aquí que un padre que carezca de seriedad y circunspección probablemente podrá ser el amigo de sus hijos, pero nunca podrá ser su maestro y no será capaz de educarles de acuerdo a sus deseos.

Nuestros hogares siempre deben reflejar y manifestar al mismo tiempo el ambiente de un templo y un centro educativo; de este modo, podemos satisfacer las necesidades espirituales de nuestros hijos, de sus corazones y almas, y podemos, de este modo, salvarles para que no se conviertan en esclavos de sus deseos materiales.

blog comments powered by Disqus