Imprimir

El papel de la Sunna

Escrito por Fethullah Gülen on . Publicado en La Sunna y su lugar en la Legislación Islámica

Ratio:  / 0
MaloBueno 

La Sunna tiene dos funciones. En primer lugar, ordena y prohíbe; establece los principios relativos al establecimiento de todas las obligaciones y deberes religiosos, y determina lo que es lícito e ilícito. En segundo lugar, interpreta el Corán.

Todos los días, recitamos en cada Oración prescrita: Guíanos al Camino Recto, el Camino de aquellos que has favorecido, no el de aquellos que han incurrido en (Tu) ira (castigo y condena), ni el de los que están extraviados (1:6-7). Estos versículos mencionan, sin especificar, dos grupos de personas. Según el Profeta, los que han incurrido en la ira de Dios son los judíos extraviados; y los extraviados son los cristianos que se han extraviado.[505]

Los judíos mataron a muchos de los Profetas y causaron problemas en muchos lugares. A pesar de que alguna vez siguieron la Guía Divina y guiaron a otros al Camino Recto (en los tiempos de Moisés, David y Salomón), con el tiempo muchos de ellos se extraviaron e incurrieron en la ira Divina y en la ignominia pública. Los que siguieron esa vida también se incluyen en aquellos que han incurrido en (Tu) ira. Dichos judíos también son duramente condenados en la Biblia. De hecho, la Biblia es mucho más dura con ellos que el Corán. En muchos versículos, el Corán amonesta con mucha suavidad y compasión a dichos judíos y cristianos.

Al principio, los cristianos obedecían a Jesús y seguían sus pasos a pesar de las graves persecuciones a las que eran sometidos. Resistieron heroicamente todas las formas de hipocresía y la opresión romana. Pero con el tiempo, muchos de ellos fueron influenciados por algunas religiones y filosofías del Oriente Medio, además del paganismo romano. Cuando el Cristianismo se convirtió en la religión oficial del Imperio Romano, ya estaba dividido en varias sectas, con más de trescientos Evangelios circulando. A pesar de que muchos permanecieron fieles al credo original de Jesús, otros contaminaron esas puras enseñanzas con elementos ajenos a las mismas. El Corán, por consiguiente, les describe como extraviados.

Con la anterior interpretación, el Profeta explicó cómo gente que había sido bendecida con la Guía Divina pudo desviarse y merecer, finalmente, la ira de Dios. Por lo que advirtió a los musulmanes que no actuasen como esos judíos y cristianos.

Entre los muchos ejemplos que muestran cómo la Sunna interpreta el Corán, podemos citar los siguientes:

  • Cuando el versículo: «Aquellos que han creído y no han empañado su creencia con ninguna maldad (entre las cuales, atribuirle copartícipes a Dios es la más grave e imperdonable), ellos son aquellos para los que hay verdadera seguridad y están rectamente guiados» (6:82) fue revelado, los Compañeros, conscientes de lo que quería decir maldad, le preguntaron aterrados al Mensajero: «¿Hay alguien entre nosotros que jamás haya obrado “maldad”?». El Mensajero explicó del siguiente modo: «No es tal y como pensáis. Es como cuando Luqman dijo a su hijo: «¡Mi querido hijo! No atribuyas copartícipes a Dios. Sin duda alguna atribuir copartícipes a Dios es un mal tremendo» (31:13).[506]
  • ‘Aisha e Ibn Masud son de la opinión de que la Oración del mediodía: Sed cuidadosos y atentos con las Oraciones prescritas y la Oración del Medio (2:238) es la Oración de la tarde. Una vez, ‘Aisha ordenó a su sirviente que escribiese una copia del Corán para ella y le dijo: «Cuando llegues al versículo: Sed cuidadosos y atentos con las Oraciones prescritas y la Oración del Medio, házmelo saber». Cuando este versículo iba a ser copiado, ‘Aisha dictó a su sirviente: «Sed cuidadosos y atentos con las Oraciones prescritas y la Oración del Medio, la Oración de la tarde», y añadió: «Esto es lo que oí del Mensajero».[507] A pesar de que hay otras interpretaciones, ‘Aisha e Ibn Masud estaban seguros de que se trataba de la Oración de la tarde.

Además de interpretar las ambigüedades que puedan haber en el Corán, la Sunna menciona los detalles que el Corán sólo menciona brevemente. Por ejemplo, el Corán ordena a los musulmanes que recen como es debido, pero no explica cómo lo deben hacer. A pesar de que algunos destacados intérpretes deducen de algunos versículos los tiempos de la Oración, tal y como en: Establece la Oración (Oh Mensajero) al principio y al final del día y durante la vigilia de la noche cerca del día. Sin duda alguna las buenas obras borran las malas (11:114), los tiempos exactos de la Oración fueron establecidos por el Profeta del siguiente modo:

En dos ocasiones, el Arcángel Gabriel me dirigió en las cinco Oraciones diarias en la Kaba. La primera vez, rezó la Oración del mediodía al mediodía, cuando la sombra de un objeto es tan larga como su base. Cuando la sombra del objeto fue igual de larga que el objeto mismo, rezó la Oración de la tarde. Rezó la Oración de la puesta del sol a la hora en que se rompe el ayuno. Rezó la Oración de la noche cuando desapareció la penumbra. Y rezó la Oración del alba (o de la mañana) cuando los que ayunan dejan de comer o beber. La segunda vez, rezó la Oración del mediodía cuando la sombra de un objeto era igual a sí mismo; y rezó la Oración de la tarde cuando la sombra era igual al doble de la longitud del objeto. Rezó la Oración de la noche tras haber transcurrido un tercio de la noche; y la Oración del alba cuando clareaba sin que aún hubiese salido el Sol. Luego se volvió a mí y me dijo: «Oh Muhammad, cada una de las cinco Oraciones ha de ser efectuada entre esos dos períodos de tiempo, tal y como hicieron los Profetas que te antecedieron».[508]

El Profeta también enseñó a su comunidad todo lo relacionado con la Oración: sus condiciones, los actos obligatorios, necesarios y recomendables que la validan y ennoblecen; y todos los actos que la invalidan y la dañan. Transmitió con actos y palabras todo lo que era necesario conocer sobre la veneración. Esta amplia palabra no se limita únicamente a las Oraciones, sino que también incluye el ayuno, la limosna, el peregrinaje y más cosas. Del mismo modo que dijo a sus seguidores «rezad tal y como me veis hacerlo», les dijo «aprended de mí los ritos y ceremonias de la peregrinación»,[509] tras efectuarla con sus Compañeros. Si el Corán hubiese explicado todos esos detalles exhaustivamente, habría aumentado varias veces su actual extensión.

La Sunna también restringe las leyes generales y los preceptos del Corán. Por ejemplo, establece los principios generales de la herencia. Cuando la hija del Profeta, Fátima, fue al primer Califa Abu Bakr para exigirle su herencia, Abu Bakr respondió: «He escuchado al Mensajero decir: “La comunidad de los Profetas nunca deja nada en herencia. Lo que dejamos es para que sea dado en caridad”».[510] Este hadiz excluye a los Profetas y a sus hijos de las leyes de la herencia. Del mismo modo, el Mensajero decretó que «el asesino (de su tutor) fuese desheredado».[511] En otras palabras, si alguien mata a sus propios padres, hermano (o hermana) o a su tío (o tía), no puede heredar de ellos.

El Corán ordena: En cuanto al ladrón, varón o hembra, cortadles la mano como recompensa de lo que hicieron y escarmiento ejemplar de Dios. Dios es Glorioso poseedor de irresistible poder, Omnisapiente (5:38). No queda claro si este castigo se aplica a todo ladrón o sólo a los que roben objetos de cierto valor. También en: Oh vosotros que creéis! Cuando os dispongáis a rezar (si no habéis efectuado la ablución), lavaos vuestros rostros y vuestras manos hasta los codos (incluyéndolos) y pasaos la mano ligeramente por la cabeza (con agua) y (lavaos) vuestros pies hasta los tobillos (incluyéndolos) (5:6), la mano se extiende hasta el codo. Pero el Corán no menciona específicamente qué parte de la mano ha de ser cortada ni en qué circunstancias ha de ser aplicado el castigo. Por ejemplo, durante el califato de ‘Umar, hubo una época de hambruna, por lo que éste no aplicó dicho castigo.

El Corán decreta: ¡Oh vosotros que creéis! No consumáis las riquezas mutuamente de un modo injusto (mediante el robo, la extorsión, el soborno, la usura y el juego), sino a través del mutuo acuerdo (4:29). El Islam promueve el comercio como medio de vida, siempre y cuando se realice según la ley islámica. Una de las condiciones, tal y como se menciona en el versículo, es que sea de mutuo acuerdo. Sin embargo, el Mensajero decretó: «No vendáis frutos hasta que su cantidad sea determinada en los árboles —para que la cantidad que ha de ser dada como limosna pueda ser determinada—».[512] Y dijo: «No os encontréis con los campesinos fuera del mercado para comprar sus mercancías —dejadles que se cobren los precios del mercado por sus productos—».[513]

En resumen, el Corán contiene principios generales que son explicados por el Mensajero y aplicados por él en la vida cotidiana. Dios permitió a Su Mensajero que estableciese las reglas que fuesen necesarias y ordenó a los creyentes: Todo lo que el Mensajero os da aceptadlo con gusto, y lo que os prohíbe, absteneos de ello (59:7).

[505] Tirmizi, Tafsir al-Qur’an, 2; Tabari, Tafsir, 1:61, 64.
[506] Bujari, «Tafsir», 31/1.
[507 Tirmizi, Tafsir al-Qur’an, 3.
[508] Abu Dawud, «Salat», 2; Tirmizi, «Mawaqit», 1.
[509] Nasa’i, «Manasik» 220; Ibn Hanbal, 3:366.
[510] Bujari, «I‘tisam», 5; «Jums» 1; Muslim, «Yihad» 51; Ibn Hanbal, 2:463.
[511] Tirmizi, «Fara’id», 17.
[512] Bujari, «Buyu», 82; Muslim, «Buyu», 51.
[513] Muslim, «Buyu», 5:14-17.

blog comments powered by Disqus