Imprimir

Los Compañeros

Escrito por Fethullah Gülen on . Publicado en Los Compañeros y los Tabi'un

Ratio:  / 0
MaloBueno 

Esta gente constituye el primer y más bendito canal a través del cual el Corán y la Sunna fueron transmitidos. Dios es el Autor Supremo de la seguridad y la protección Quien concede la fe y elimina todas las dudas, y el Protector Vigilante. El Corán describe al Arcángel Gabriel como digno de confianza y obedecido y dotado de poder (81:20-21). El profeta Muhammad era famoso por su veracidad.

El Corán fue encomendado a los Compañeros, los cuales lo memorizaron y lo pusieron por escrito a fin de poder transmitirlo. Esta bendita comunidad, alabada en la Tora y el Evangelio, era la encarnación viva de todas las virtudes loables y sólo buscaba complacer a Dios. Además del Corán, estudiaron la Sunna, vivieron vidas disciplinadas conforme al ejemplo del Profeta e hicieron un gran esfuerzo para representarlo y transmitirlo con total fidelidad.

Según Ibn Hayar al-Asqalani, los eruditos definen un Compañero como «creyente que vio y oyó al Mensajero al menos una vez y murió como creyente».[629] A pesar de que algunos eruditos han estipulado que un Compañero «potencial» debería haber vivido en compañía del Mensajero durante uno o incluso dos años, la mayoría de los eruditos dicen que es necesario haber estado presente en su radiante ambiente durante el tiempo necesario para extraer algún beneficio.

Los Compañeros variaban en rango y grandeza. Algunos creyeron en el Mensajero desde el principio, y las conversiones continuaron hasta su muerte. El Corán les clasifica según su antigüedad en la fe y su conversión antes y después de la conquista de La Meca (9:100; 57:10).

La misma clasificación fue realizada por el Mensajero. Por ejemplo, reprochó a Jalid por haber ofendido a Ammar, diciendo: «No molestes a mis Compañeros».[630] También miró con el ceño fruncido a ‘Umar cuando molestó a Abu Bakr y le dijo: «¿Por qué no me dejas a mí mis Compañeros? Abu Bakr creyó en mí cuando ninguno de vosotros lo hicisteis». Abu Bakr se puso de rodillas y dijo: «Oh Mensajero de Dios, ha sido culpa mía».[631]

Hakim al-Nisaburi dividió a los Compañeros en doce categorías, y la mayoría de los eruditos aceptan su clasificación:

  • Los cuatro Califas Rectamente Guiados (Abu Bakr, ‘Umar, ‘Uzman y ‘Ali) y el resto de los diez a los que se les prometió el Paraíso mientras estaban con vida (Zubayr ibn al-‘Awwam, Abu ‘Ubayda ibn al-Yarrah, Abd al-Rahman ibn ‘Awf, Talha ibn ‘Ubaydullah, Sa‘d ibn Abi Waqqas y Sa‘id ibn Zayd).
  • Los que creyeron antes de la conversión de ‘Umar y se reunían en secreto en la casa de Arqam para escuchar al Mensajero.
  • Los que emigraron a Abisinia.
  • Los Ayudantes (Ansar) que juraron lealtad al Mensajero en al-Aqaba.
  • Los Ayudantes (Ansar) que juraron lealtad al Mensajero en al-Aqaba el siguiente año.
  • Los Emigrantes (Muhayirun) que se unieron al Mensajero durante la Hégira antes de su llegada a Medina desde Quba, donde permaneció durante un corto período.
  • Los Compañeros que lucharon en Badr.
  • Los que emigraron a Medina en el período que va desde la Batalla de Badr hasta el Tratado de Judaybiya.
  • Los Compañeros que juraron lealtad bajo un árbol durante la expedición de Judaybiya.
  • Los que se convirtieron y emigraron a Medina después del Tratado de Judaybiya.
  • Los que se hicieron musulmanes tras la conquista de La Meca.
  • Los niños que vieron al Mensajero en cualquier momento o lugar tras la conquista de La Meca.[632]

Eruditos musulmanes del rango más elevado, cuyas mentes están iluminadas con conocimientos científicos y cuyas almas lo están con el conocimiento religioso y su práctica están de acuerdo en que los Profetas son los más elevados miembros de la humanidad. Inmediatamente tras ellos, vienen los Compañeros del Último Profeta, el cual es el más grande de todos los Profetas.

A pesar de que algunos Compañeros tienen el mismo rango que el de previos Profetas en una virtud particular, nadie puede igualar a un Profeta en términos generales. Algunos de los grandes santos y eruditos pueden competir o superar a algunos de los Compañeros en una virtud particular. Pero incluso un Compañero del rango más bajo, tal y como Wahshi (que mató a Hamza), es superior, en términos generales, a todos aquellos que han venido después de los Compañeros. Todos los eruditos musulmanes, los tradicionistas, los teólogos y los santos están de acuerdo en ello.

[629] Ibn Hayar, Al-Isaba, 1:7.
[630] Ibn Azir, Usd al-Ghaba, 4:132.
[631] Bujari, «Tafsir», 7:3.
[632] Hakim, Marifat Ulum al-Hadiz, 22-24.

blog comments powered by Disqus