Imprimir

La Resurrección en las Escrituras Reveladas

Escrito por Fethullah Gülen on . Publicado en La Resurrección y la Vida Después de la Muerte

Ratio:  / 0
MaloBueno 

El Corán, la última de las Escrituras celestiales, tiene cuatro temas principales: la Existencia y Unidad de Allah, la Resurrección y la vida eterna, la Misión Profética, la adoración y la justicia. Enfatiza la Resurrecciónmucho más que las Escrituras anteriores.

A pesar de las muchas distorsiones que ha sufrido durante la historia, la Torá todavía tiene versos concernientes a la Resurrección. ElEvangelio llegó para restablecer las corrupciones en la Torá y afirmar lo que había quedado intacto allí. Sin embargo, no podía quedar exento de distorsiones; no mucho tiempo después de la partida de Jesús de este mundo, aparecieron aproximadamente trescientos Evangelios y estuvieron en circulación, los cuales se contradecían unos con otros en muchas maneras. A pesar de las continuas distorsiones en los siglos subsiguientes, todavía hay pasajes en los Evangelios sobre la Resurrección y en el Más Allá. Citemos ejemplos:

Bienaventurados los pobres de espíritu, porque de ellos es el reino de los cielos…Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia…Bienaventurados los limpios de corazón, porque ellos verán a Allah…Bienaventurados los que padecen persecución por la justicia, porque suyo es el reino de los cielos…Alegraos y regocijaos, porque grande será en los cielos vuestra recompensa (San Mateo, 5:3).

¡Ay del mundo por los escándalos! Porque no puede menos de haber escándalos; pero ¡ay de aquél por quien viniere el escándalo! Si tu mano o tu pie escandaliza, córtatelo y échalo de ti; que mejor te es entrar en la vida manco o cojo que con manos o pies ser arrojado al fuego eterno. Y si tu ojos te escandaliza, sácatelo y échalo de ti, que más te vale entrar con un solo ojo en la vida que con ambos ojos ser arrojado en el fuego del Infierno (San Mateo, 18:7-9).

Los muertos se levantarán con sus cuerpos y espíritus. Según el contexto, el Corán algunas veces menciona la resurrección espiritual y otras la corporal. Por ejemplo, los versos: ¡Oh alma en paz! ¡Vuelve a tu Señor complacido y contento! Entra entre Mis (honrados) sirvientes. ¡Entra a Mi Paraíso! (89:27-30) mencionan el regreso del alma a su Señor. Sin embargo, en muchos de sus relevantes versos, el Corán describe la Resurrección y el otro mundo con términos tan materiales o físicos que es imposible no aceptar la resurrección corporal. En ciento veinte lugares, trata de la verdad del Paraíso y el Infierno detallada o brevemente. Mientras describe el Paraíso y el Infierno y las situaciones de la gente que se merece cada uno, recalca la combinación del alma y el cuerpo. Por ejemplo, los rostros de la gente del Paraíso brillarán de felicidad, y encontrarán preparado lo que desean. Estarán juntos a sus cónyuges y miembros de la familia que han merecido el Paraíso y niñas muy hermosas del Paraíso los servirán. Allah «reconstruirá» a las mujeres del Paraíso libre de cualquier defecto y como vírgenes, y excederán en belleza a las niñas del Paraíso. La gente del Paraíso vivirá en magníficos palacios en jardines llenos de espléndidos árboles bajo los cuales fluyen ríos de miel, agua pura, leche y otras bebidas. Con respecto a la gente del Infierno, sufrirán gran remordimiento y arderán en llamas. Cuando sus pieles estén chamuscadas o completamente quemadas, se las cambiarán por otras, y ciertas partes de sus cuerpos con las que pecaron atestiguarán en su contra.

A causa de su terror, el Infierno advierte a la gente común de abstenerse de la no creencia y los pecados, y el Paraíso estimula a aquellos con sentimientos sublimes a las perfecciones humanas. Por esto, el Corán menciona al Paraíso y al Infierno como un favor o gracia para la gente:

Este es el Infierno que el culpable niega. Ellos van en círculo entre este y el agua feroz y en ebullición. ¿Cuál es, de los favores de tu Señor, el que niegas? Pero para el que teme estar de pie ante su Señor hay dos jardines. ¿Cuál es, de los favores de tu Señor, el que niegas? (55:43-47)

blog comments powered by Disqus