El coronavirus cambió el aspecto del Ramadán, pero no cambiará nuestra fe en Dios

El mes sagrado musulmán del Ramadán será diferente este año. En todo el mundo, las mezquitas estarán cerradas, cuando normalmente tendrían adoradores derramándose en la calle. Las familias extendidas permanecerán separadas, cuando normalmente se reunían para el Iftar para romper el ayuno y compartir los dulces caseros. Y los centros comerciales, cafeterías y calles estarán inquietantemente tranquilos, cuando normalmente cobran vida después del anochecer.

Sin embargo, el Ramadán empezó el jueves por la noche, y en las primeras horas del viernes por la mañana, las familias se reunieron, como lo han hecho durante siglos, para compartir un suhur somnoliento - la comida previa al amanecer.

Incluso mientras el mundo se enfrenta al COVID-19, los rituales anuales del Ramadán continuarán. A lo largo del mes sagrado, la mayoría de los 1.800 millones de musulmanes del mundo ayunarán entre el amanecer y la puesta de sol, pasarán tiempo en la recitación coránica, la autorreflexión y la oración en un esfuerzo por acercarse más a Dios, y darán gracias por las bendiciones. Pero este año, las excepciones prescritas del ayuno para niños pequeños, viajeros, mujeres embarazadas y cualquier persona que esté enferma se extenderán ahora a aquellos que sientan los síntomas del COVID-19.

Y este año, nuestras oraciones incluirán un énfasis especial en los trabajadores sanitarios, los trabajadores de emergencias y otros empleados esenciales que están en la primera línea de la lucha para proteger a nosotros. A los ojos de Dios, salvar vidas humanas y beneficiar a la humanidad son esfuerzos muy nobles: El Corán compara salvar una vida con salvar a toda la humanidad, y el profeta Muhammad (la paz y las bendiciones de Dios sean con él) dice que los mejores humanos son aquellos que benefician a otros humanos.

Nuestra obligación de ayudar y apoyar a los necesitados también adquiere un significado añadido este año, ya que nuestros vecinos y comunidades se enfrentan a la enfermedad, el dolor, las dificultades económicas y la soledad del autoaislamiento.

Sin embargo, quizás la obligación más difícil para muchos será renunciar a las reuniones largamente planificadas para cumplir con las precauciones emitidas por las autoridades. Pero seguir estas medidas es un deber de nuestra ciudadanía y una necesidad de nuestra responsabilidad social de respetar las leyes de Dios en el universo. Por ejemplo, el profeta Muhammad, cuya creencia y confianza en Dios era indescriptible, incluso aconsejó poner en cuarentena un pueblo en caso de una enfermedad infecciosa.

Todos y cada uno de nosotros debemos tomar el tiempo y espacio extra que le ofrecen las medidas de distanciamiento social de la pandemia como una oportunidad para examinar más a fondo nuestra conexión con Dios, nuestras familias y nuestros valores fundamentales. Este tiempo ofrece un retiro obligatorio de la naturaleza ocupada de nuestras vidas diarias y una oportunidad de volvernos hacia Dios, profundizando nuestra fe, conocimiento y práctica. Espero que los imanes ofrezcan recordatorios sobre estas oportunidades a sus congregaciones.

Este período también nos obliga a confiar en Internet y las tecnologías construidas sobre ella. Nuestras jóvenes generaciones han estado bien versadas en estas tecnologías antes que sus padres. A lo largo de la historia, los Mensajeros de Dios y aquellos que se esfuerzan por la iluminación de la humanidad siempre utilizaron las herramientas y prácticas culturales disponibles para difundir sus mensajes. También debemos tomarnos este tiempo para conectar con nuestras comunidades de nuevas maneras, incluyendo el hacer nuestros recursos espirituales accesibles a las generaciones más jóvenes usando su lenguaje y sus tecnologías familiares.

Los desafíos de responder a la pandemia y alterar nuestras vidas podrían empujar a algunos de nosotros a buscar personas a las que culpar o criticar. Al entrar en el Ramadán, es primordial que nos dediquemos a ayudar a los necesitados, en lugar de buscar a otros a quienes culpar. Incluso cuando las personas, grupos o naciones con las que hemos tenido diferencias en el pasado pueden estar sufriendo, cada uno de nosotros debe rechazar como inhumano el pensamiento de que alguien merece una calamidad.

En un mundo globalizado, nadie está aislado de un problema grave, ya sea ambiental, médico o económico. Este es un momento para compartir conocimientos y colaborar para encontrar soluciones. Este es un tiempo para realizar nuestra interdependencia como naciones, como comunidades y como habitantes de un ecosistema global, un tiempo para reconocer que todos somos miembros de la familia humana y que cada uno tiene la oportunidad de mostrar el verdadero potencial de la humanidad.

Al entrar en este mes sagrado, es crucial que miremos hacia adelante con esperanza y no con desesperación, la cual ahoga a la gente y al progreso. La humanidad ha superado grandes desafíos en el pasado y encontraremos formas de superar este desafío también. Si nos centramos en las oportunidades que presenta esta pandemia, podremos mantener la moral alta y llegar al final de este túnel mucho más rápido.

Nuestra observancia del Ramadán será necesariamente diferente este año. Pero en muchos sentidos será como cualquier otro año: Ayunaremos, rezaremos, recitaremos nuestro Libro Sagrado y nos tomaremos tiempo para la reflexión y la caridad durante todo el mes sagrado. Que Dios nos permita beneficiarnos plenamente de la fiesta de la abundancia en Ramadán.

Originalmente publicado en https://www.nbcnews.com/think/opinion/coronavirus-changed-how-ramadan-looks-it-will-not-change-our-ncna1191261

Pin It
  • Creado el
Copyright © 2020 El Sitio Web de Fethullah Gülen. Todos los derechos reservados.
fgulen.com es el sitio web oficial del célebre erudito y pensador turco Fethullah Gülen.