La Educación Religiosa del Niño

Si queremos que nuestros hijos sean valerosos no debemos asustarles con representaciones e historias de vampiros, fantasmas, gigantes, etc. Debemos criarles como individuos fuertes con una firme fe, que les permita hacer frente a cualquier tipo de dificultad.

Si realmente queremos que nuestros hijos tengan fe, todas nuestras actitudes y sensibilidades en ciertos aspectos, como el modo en que nos acostamos y levantamos, la forma en que rezamos, la forma en que les mostramos nuestro afecto, etc., deben reflejar — todos y cada uno por igual— nuestra fe en Dios y sus corazones deben ser colmados con esta fe. Debemos siempre intentar convertirnos en personas ideales para ellos y evitar cualquier tipo de comportamiento que pueda hacerles sentir menosprecio hacia nosotros.

Nos corresponde siempre intentar conservar la dignidad y permanecer en una posición elevada desde dicha perspectiva, de tal forma que lo que les digamos pueda influir en sus corazones y no se rebelen contra nuestros deseos.

Cantidad a mostrar
Título Autor
Educar a un niño dotado de múltiples habilidades M. Fethullah Gülen
Permitir que nuestros hijos se familiaricen con las mezquitas a una edad temprana M. Fethullah Gülen
Responder a las preguntas del niño desde un principio M. Fethullah Gülen
Rezar y venerar a Dios delante de nuestros hijos M. Fethullah Gülen
El Respeto hacia el Corán M. Fethullah Gülen
La trascendencia de la lectura M. Fethullah Gülen
La enseñanza acerca de la «Época de la felicidad» y el Mensajero de Dios (la paz sea con él) M. Fethullah Gülen
Una introducción al Corán M. Fethullah Gülen
Hablar acerca de la Resurrección M. Fethullah Gülen