Para ser testigos de Dios

Los Profetas también fueron enviados de modo que la gente no pudiera alegar ignorancia en el Más Allá. Considerando esto, el Corán señala: Mensajeros (que han sido enviados como) portadores de buenas nuevas y de advertencias, para que la gente no tenga ningún argumento contra Dios después de los Mensajeros (que les han venido) (4:165).

La humanidad, que ha seguido a un gran número de supuestos guías o líderes sólo para extraviarse, ha sido guiada verdaderamente por los Profetas. Estos siervos de Dios fueron creados para una misión especial. Ya eran Profetas en las matrices de sus madres y sus nacimientos fueron extraordinarios. Sus vidas se parecían a sinfonías hermosas, absolutamente armoniosas y equilibradas. Sus palabras semejaban melodías dulces que penetraban en las almas.

Toda la existencia, animada o inanimada, les escuchaba. Los árboles y las rocas saludaban al profeta Muhammad, y él les contestaba. Busiri dice en su conocido Qasida al-Burda: «Los árboles respondieron postrándose a su llamada». Cuando él los llamó, los árboles vinieron a él. Ambos, seres vivos y objetos inanimados, obtuvieron sentido por su llegada, la existencia se convirtió en un «cosmos» desde el «caos», y cada cosa se convirtió en una lengua que glorifica a Dios con su alabanza: Los siete Cielos y la Tierra y todo lo que se halla en ellos Le glorifican. No hay nada que no Le glorifique con Su alabanza (proclamando que Él es el Único Dios sin igual ni asociado y que toda la alabanza y gratitud Le pertenece exclusivamente a Él), pero no podéis comprender Su glorificación (17:44). La armonía extraordinaria del Universo ya muestra la Existencia y la Unicidad de Dios. Nada es creado en vano y sin propósito: ¿Cree acaso el ser humano que se le dejará solo (que obre como le plazca)? (75:36).

Si los Profetas no hubieran sido enviados, podríamos haber tenido argumentos en contra de ser castigados en el Más Allá. Pero, como dice el Corán: Nunca castigaremos (a una persona o a una comunidad por el mal que hayan hecho) hasta que no hayamos enviado a un Mensajero (para que dé consejo y advertencia) (17:15), Dios debe enviar a Profetas de modo que la gente pueda distinguir el bien del mal. Así, la gente no puede alegar ignorancia cuando deba defender sus acciones en el Día del Juicio Final.

Pin It
  • Creado el
Copyright © 2020 El Sitio Web de Fethullah Gülen. Todos los derechos reservados.
fgulen.com es el sitio web oficial del célebre erudito y pensador turco Fethullah Gülen.